Los servicios de atención a las víctimas de violencia de género han sido declarados esenciales. Su funcionamiento está garantizado.